Qué son los Prolapsos

Qué son los Prolapsos

Se trata de la caída de un órgano por la pérdida de sujeción de sus estructuras de sostén. Los órganos están envueltos en fascias y relacionados íntimamente con músculos y huesos mediante ligamentos. Están sostenidos por ellos para poder mantener una determinada posición dentro del cuerpo que garantice su buen funcionamiento.

Pueden prolapsarse, la uretra, la vejiga, la vagina, el útero y el recto (intestino).

Hay veces, que estos órganos descienden por la rotura, distensión o debilidad de los músculos, ligamentos y fascias que mantienen a los órganos en su sitio. Esto ocurre con frecuencia en la mujer durante el embarazo y el parto pero hay otros factores que también pueden influir.

 

Un poquito de anatomía

CAUSAS

Son muy diversas, cada mujer es un mundo. Pero vamos a citar algunas de las más frecuentes

  • Malas posturas. Para que el suelo pélvico, fascias, ligamentos y músculos que sostienen los órganos pélvicos estén fuertes, es necesario tener una buena postura ya que el 80% de estas estructuras son de contracción involuntaria, es decir, con solo tener buena postura se activan, no necesitan una orden voluntaria de nuestro cerebro. Una mala postura, por ejemplo estar todo el día sentado, o de pie, cruzar las piernas, etc… pueden condicionar el debilitamiento de estas estructuras y por consiguiente la caída de los órganos.

 

  • Ésto se acentúa en el embarazo o si engordamos mucho en muy poco tiempo, cuanto más peso tengamos, más presión se ejerce sobre los órganos y más fácil es que ocurra un prolapso.

 

  • Cirugías abdominales. Siempre que se somete a cirugía nuestro cuerpo, se van a cortar y crear cicatrices en músculos, órganos, fascias, ligamentos… esto hace que cambien las tensiones dentro del abdomen y los órganos se puedan ver sometidos a mayor tensión. A mayor número de cicatrices, peor. Ahora que está de moda la cirugía estética y los retoques, también están aumentando las patologías e columna y orgánicas derivadas de tanto “trastear” por ahí dentro.

 

  • Trabajos que conlleven coger y levantar mucho peso. Si no se hace de forma adecuada o no hay la suficiente fuerza en la faja abdominal, el esfuerzo reiterado puede acabar dañando nuestro suelo pélvico y otras estructuras de sostén.

 

  • Deportes de alto impacto en el suelo pélvico como correr, bicicleta, crossfit, saltos, hockey, levantamiento de pesos, abdominales levantando el tronco

 

  • Partos instrumentales con fórceps, ventosas, etc… y Cesáreas.  La episiotomía, los desgarros y las cicatrices crean tensiones que influyen en nuestros órganos de forma directa.  También suele ocurrir tras partos gemelares o mujeres que han tenido la barriguita muy grande, con mucho líquido.

 

  • Pérdida de estrógenos. Hay situaciones en la vida de una mujer en la que se producen fuertes cambios hormonales. Es evidente en la menopausia pero puede ocurrir también por otros motivos. Esto hace que cambie la elasticidad de los ligamentos y en consecuencia, se descuelguen los órganos.

 

  • Personas con hiperlaxitud (excesiva elasticidad de los ligamentos) o con enfermedades que afecten a la fuerza muscular pueden tener más factores para sufrir un prolapso.

 

  • Las personas con estreñimiento ejercen una fuerte presión sobre sus órganos pélvicos cada vez que intentan evacuar. Para ello es importante que se tomen las medidas y posturas necesarias. En este artículo te contamos qué puedes hacer. Leer

 

  • Las personas con problemas respiratorios que están continuamente tosiendo, estornudando, que no pueden respirar bien, tienen más probabilidades de sufrir prolapsos; no solo por la presión continuada cada vez que hacen el esfuerzo sino también por la mala respiración. Si quieres saber cómo influye la respiración en el suelo pélvico y demás estructuras pulsa aquí. 

 

Cuantos más de estos factores de riesgo tengas unido a la falta de ejercicio y el sedentarismo, más fácil será que sufras un prolapso en algún momento de tu vida. Por eso lo más importante es la PREVENCIÓN. Si tienes cerca a un fisioterapeuta experto en suelo pélvico o ureginecología, puedes evaluar y tratar todo tu cuerpo para que esté en orden y no tengas problemas en un futuro.

 

COMO SÉ SI TENGO UN PROLAPSO DE ALGÚN ÓRGANO PÉLVICO

Si nunca te has mirado ni te tocas la zona de la vulva y la vagina difícilmente lo sabrás hasta que esté en muy malas condiciones.

Normalmente se observa o se palpa en el interior de la vagina un bulto o una masa que presiona la pared. A veces incluso llega a verse el órgano totalmente fuera.

Otras veces hay molestias, picores, infecciones urinarias y vaginales, sangrados... Puedes notar un aumento de presión en la zona del periné o incluso una masa que sale del orificio de la vagina.

También se suelen tener pérdidas de orina, fecales o de gases  y molestias en las relaciones sexuales. 

Dolores pélvicos, de vientre o en la zona baja de la espalda que mejoran con el cambio de posición. La molestia es más intensa cuando estamos de pie.

Síntomas de prolapso que no deberías ignorar

UNA PATOLOGÍA QUE SE SUFRE EN SILENCIO

Según las estadísticas  el 50% de las mujeres que dan a luz sufrirá un prolapso. De hecho el 50% de las mujeres a partir de los 55 años padecen uno o más problemas de prolapso. El 20% de las pacientes que tienen un prolapso sufre también incontinencia urinaria. Estos datos pertenecen al blog de Ensuelofirme y al libro de Sherrie Palm Pelvic Organ Prolapse: The Silent Epidemic. Hardcover. March 14, 2009. 

Son datos más que preocupantes y algo me dice que no estamos haciendo bien las cosas.

La naturaleza todo lo hace perfecto y en orden, en equilibrio. Cruzando datos he comprobado que en mamíferas apenas se dan casos de prolapsos, pero en mujeres, una de cada dos lo sufre o lo va a sufrir. Teniendo en cuenta que la mayoría de las causas son debidas al parto, y que no estamos pariendo en posturas ni situaciones fisiológicas, me parece que se podría evitar en gran medida esta serie de disfunciones.

El sobreesfuerzo del parto en posturas forzadas que no nacen de la propia mujer sino del sistema sanitario condiciona en gran medida las tensiones y presiones ejercidas en nuestros órganos. Por suerte cada vez se hacen mas “partos humanizados y respetados” en los hospitales de nuestro país, quizás se observe un cambio en las estadísticas dentro de unos años. Si escucháramos a nuestro cuerpo y respetáramos sus ritmos, probablemente habría menos sufrimiento obstétrico en torno al parto. 

Observación del prolapso y su tratamiento quirúrgico

Qué es el prolapso y tratamiento

ANTES DE NADA, ACUDE A TU GINECÓLOGO Y A TU FISIO ESPECIALISTA EN UROGINECOLOGÍA

Si observas alguna diferencia en tu suelo pélvico, en tu vagina o en tu vulva, lo primero que tienes que hacer es pasar consulta con tu gine para que descarte ciertas patologías y haga un buen diagnóstico de tu problema.

Después, antes de operarte ni de tomar ninguna decisión, te recomiendo que vayas a un fisio especialista en suelo pélvico y en ureginecología. ¿Por qué? Porque en muchos casos los prolapsos pueden ser reversibles, o al menos, podemos frenar su caída y evitar la operación. No significa que la operación sea mala, pero una vez que abres y cortas tejidos, se van a crear futuras tensiones en nuestro organismo que pueden agravar los problemas en órganos adyacentes. La cirugía está bien cuando no haya otras opciones o el prolapso sea demasiado avanzado. Contamos con muchísimas técnicas manuales y electromedicina que pueden ayudarte a tomar consciencia de tu cuerpo, a fortalecer músculos y tejidos y a disminuir las tensiones que hacen que tus órganos desciendan. Esto unido al ejercicio terapéutico guiado (hipopresivos, kegel, pilates, yoga, reeducación postural…)  mejorará enormemente tu calidad de vida.

Si tienes alguna duda, puedes dejarnos un comentario a continuación.

Espero que te haya servido de ayuda.

Un abrazo.

 

 

María Bascón Logroño

Fisioterapeuta Col. 3903

A continuación os dejamos material complementario que puede ser muy interesante.
CONOCE Y ENTRENA TU SUELO PELVICO

Imágenes, vídeos y explicaciones para que conozcas muy bien tu suelo pélvico. Ver

CONECTAR CON TU SEXUALIDAD PARA LIBERAR TU SUELO PÉLVICO. 

Te va a interesar muchísmo leer.

ME HAGO PIS Y NO SE COMO CONTROLARLO.

Si se te  escapa un poquitín o mucho pis, no es normal, no sigas en silencio padeciendo que tiene solución!!   leer.

MASAJE PERINEAL

Estés o no embarazada, este masaje viene genial para tu salud pélvica. Ver 

RECUPERARTE TRAS EL PARTO

Después de dar a luz, tu suelo pélvico no está como antes. Si quieres saber más cositas sobre esto… Leer

LA POSTURA EN LA QUE HACES CACA PUEDE INFLUIR EN TU SUELO PÉLVICO

Es un título un poco chocante, ¿verdad? Pues es totalmente cierto, incluso puede hacer que evites tener cáncer de colon en un futuro. Lee el siguiente artículo aquí. 

2 Comentarios