Digestión en el Bebé: Cólicos, Gases, Estreñimiento, Reflujos y Otros

Digestión en el Bebé: Cólicos, Gases, Estreñimiento, Reflujos y Otros

Hoy vamos a hablaros en nuestro blog de una de las patologías que más preocupan a mamás y papás.

A pesar de que los bebés muestren sintomatología común, cada caso es único y particular por eso debe ser debidamente diagnosticado por su médico pediatra y por su fisioterapeuta.

¿Tu bebé presenta llantos inconsolables?

¿Va empeorando la situación conforme va cayendo el día?

¿Se encuentra irritable, molesto, con malas digestiones?

¿Le cuesta trabajo dormir? ¿Se está repitiendo este patrón durante varios días?

¿Notas que le cuesta mucho trabajo hacer caca?

¿Le dan muchos “retortijones”, se retuerce y llora de repente hasta que echa un gas?

¿Tiene reflujos o regurgitaciones constantes?

¿Crees que no se está agarrando bien al pecho y por eso traga más gases?

¿Tienes mastitis o grietas?

¿Has cambiado muchas veces de leche de fórmula y no funciona ninguna?

Conoce el Sistema Digestivo del Bebé

El sistema digestivo actúa como órgano de absorción y secreción pero, además, ejerce funciones de regulación hormonal y de defensa. La maduración empieza durante el embarazo y su correcto funcionamiento no se produce hasta, aproximadamente, los 5 años. Desde su nacimiento el bebé presenta el reflejo de succión-deglución, que le permitirá coger el pecho y estimular la aparición de la leche materna.

En cuanto al esófago, contiene menor tono muscular y una menor velocidad del tránsito que en los adultos. El esfínter que separa esófago de estómago irá madurando poco a poco regulado también por el tono del músculo diafragma (músculo principal de la respiración). A partir de los 6 meses suelen desaparecer las regurgitaciones. Tienen la entrada al estómago en una posición especial para que puedan eliminarse fácilmente los gases.

El ritmo intestinal va variando en función de la maduración digestiva, siendo mucho más rápido que el de los adultos. La saliva es escasa al principio y empezará a aumentar progresivamente, apareciendo en gran cantidad a partir de los 6 meses, para poder deglutir y digerir los alimentos sólidos.

Pequeños desajustes en el Nacimiento

Durante el parto, los huesos del cráneo del bebé sufren una fuerte compresión, esto es algo fisiológico y natural, que debe ocurrir para la correcta salida por el canal del parto. Los huesos aún no están totalmente formados y pueden moverse con facilidad, en el parto algunos se montan encima de otros para poder pasar por la pelvis ósea de la mamá. Las meninges (fascias que envuelven a la médula y a toda la masa encefálica) además se llevan un gran estiramiento desde la coronilla para entrar en el canal del parto. Este estiramiento también es necesario para establecer un buen equilibrio fascial de todo el cuerpo del bebé, que va a pasar de “yupilandia” (el vientre materno, calentito, protector, lleno de líquido) al “mundo real” (en el que van a tener más gravedad y menos protección por parte de su madre). Esto provoca un tono base de las fascias que va a hacer de “coraza” protectora al bebé. Si esto ocurre de forma normal, todo el sistema craneal-mandibular y fascial estará en orden. Si el parto ha sido muy complicado (vuelta de cordón, expulsivos demasiado largos, kristeller, presentación de cara, rotaciones, mal posición de la cabeza, fórceps, ventosas, kiwi… ) o bien si ha sido una cesárea, no se dan estos hechos de forma correcta o quizás exista demasiada tensión en el sistema meníngeo. Las meninges se van a poner muy tensas para proteger la integridad del cerebro del bebé. Si la tensión física o emocional ha sido excesiva, a veces esa tensión se queda instaurada en el tejido fascial. ¿Qué ocurre en estos casos? Que los bebés piden muchísimo apego, quieren estar todo el día en contacto, todo el día pegaditos a nosotros, ¿por qué? Nuestra naturaleza que tan sabia es ha activado el plan B, el apego les hace sentirse protegidos y ellos pueden relajar su sistema de alerta, que es el que contrae aún más las meninges y las fascias de todo el cuerpo. Con la alerta baja, su cerebro puede dedicarse a reorganizar este sistema y disminuir las tensiones.

Lo ideal si ha ocurrido este tipo de situaciones es que consultes con tu fisio especialista, no obstante, a continuación te dejamos algunos consejos.

Desajuste Craneo-Cervico-Mandibular, Nervio Vago y problemas Digestivos

¿Qué ocurre si no se pone solución a esta tensión? No te preocupes, el cuerpo activa el plan C. Nuestro organismo tiene infinitos planes de adaptación al medio así que, relájate, siempre hay una forma de estar en el mayor equilibrio posible.

Si hay tensión en las meninges, a la larga se pueden desajustar los huesos del cráneo y de la mandíbula, influyendo en la apertura de la boca, en el movimiento de la lengua y, por consiguiente, en la succión. Por eso los peques a veces no se agarran bien al pecho y nos provocan grietas o mastitis. A veces el frenillo influye, pero la mayoría de ellos se deben a tensiones cervicales que crean tensión en la lengua y las pega al suelo de la boca.

Si no se agarran bien, no succionan ni hacen el vacío suficiente, con lo cual tragan menos cantidad y tardan más rato, además de tragar más aire, lo que les va provocando más gases.

Esto aumenta los problemas digestivos, pero es que aún hay más.

Hay una lesión que a veces les ocurre al bebé en el parto que se observa porque tira mucho de la cabeza hacia atrás y  arquea la columna. También puedes observar cómo pega su cabecita al cochecito, a la cunita, o como se arquea hacia atrás cuando lo coges en brazos. Estos bebés comen con el cuello en extensión y esto dificulta mucho la succión también. Prueba a echar la cabeza para atrás al máximo y tragar saliva a la vez. Es muy difícil ¿verdad? Pues algo así es lo que le ocurre a tu hijx.

Esta posición además tensa la salida del nervio vago, que sale del cráneo a nivel de la nuca. Es el nervio vegetativo por excelencia que controla la actividad y funcionamiento de todos los órganos, especialmente del segundo cerebro y del sistema digestivo. Éste es motivo también de mal funcionamiento digestivo a todos los niveles. Cuando hay tensión en este nervio siempre siempre siempre estamos más alterados, más nerviosos y el funcionamiento de todos los órganos se resiente, estamos en estado de alerta.

Por último, una tensión excesiva en el cráneo crea también una especie de bruxismo en el bebé (mucha tensión en los músculos que cierran la boca). Esto activa de forma automática el ganglio del nervio trigémino que activa la salida de corticoides y adrenalina en las glándulas suprarrenales. Son las hormonas del estrés, las que nos activan, nos encienden y nos preparan para la batalla. Un exceso de activación a este nivel puede crear irritabilidad, tensión, nerviosismo, problemas de sueño, inquietud…

Mal agarre, mastitis, grietas, lactancia y leches artificiales

Como has podido leer en los apartados anteriores, muchas veces la lactancia materna es abandonada por desesperación, por mal agarre, porque no tragan lo suficiente, por el dolor intenso que provoca en las mamás cuando hay grietas o mastitis… y es una pena que no sepamos esto, con un pequeño ajuste del cuerpo del bebé y una descarga tensional pueden resolverse estos problemas. A veces también hay que tratar a la mamá para liberar la hipófisis, glándula encargada de coordinar a las hormonas que intervienen en la lactancia. En ocasiones, la subida de la leche no se produce bien por alteraciones en este nivel o por alteraciones en los vínculos con el bebé, o el apoyo emocional recibido por parte del papá. Es muy importante que la pareja esté compenetrada y que haya comunicación y escucha a este nivel. Si no nos sentimos apoyadas por nuestra pareja, probablemente al final la lactancia fracase.

No me meto en el tema de la lactancia porque podríamos estar hablando horas, cada una que haga lo que quiera y lo que sienta, nadie debe sentirse mal por decidir una u otra cosa para su vida y la de su familia. Lo que sí os quiero aportar es la información que mucha gente desconoce y que casi nunca nos cuentan. Si quieres, antes de abandonar la lactancia, pregunta a un fisio especialista en bebés y mamás. seguramente podremos ayudarte .

En cuanto a leches de fórmula, hay miles de opiniones y de tipos de leches. De esto se encarga vuestrx pediatra y matrona. Son ellxs los que os asesoran en este sentido. Solo te digo que no te preocupes si tienes que probar varias, porque suele ocurrir que no les vienen bien unas y sí otras, es algo muy común. Así que asesórate bien y elige desde tu sentido común y tu instinto m/paternal.

Sistema Inmune, Sueño y Sistema Neuroendocrino en relación a los problemas digestivos

En nuestro maravilloso cuerpo todo está interrelacionado y funcionando de forma conjunta. Las alteraciones en el sistema digestivo pueden influir a otros niveles. Suele pasar que se asocian a cuadros de desórdenes en el sueño, defensas bajitas, alteraciones hormonales, dermatitis, problemas de la piel en general, moquitos e infecciones respiratorias…

El buen funcionamiento del sistema neuroendocrino e inmunitario tiene mucho que ver con el equilibrio tensional dentro del cráneo y el orden fascial.

  • La hipófisis está en el centro del encéfalo y es una glándula que segrega muchas hormonas que intervienen en otras glándulas y en muchísimos procesos fisiológicos.
  • El bombeo del líquido cefalorraquídeo mueve las fascias de todo el cuerpo y hace que llegue bien la sangre y los fluidos a todas las células del cuerpo.
  • Las fascias (tejido conectivo) son grandes comunicadores entre células. No solo sostienen y protegen la estructura celular sino que además se ha demostrado que son portadoras de muchas vías de comunicación molecular. Esto facilita la coordinación entre estructuras y sistemas. Es muy importante el orden en estas estructuras para que las células de la respuesta inmunitaria lleguen bien a todas las células. Si hay mucha tensión fascial, se activa la alerta del sistema nervioso y actúa en mayor medida el sistema simpático. Cuando este estado se mantiene en el tiempo, sin la actuación de su antagonista y también necesario, el sistema parasimático, nuestro cuerpo funciona peor y empieza a desgastarse y a enfermarse.
  • No sé si has oído hablar del segundo cerebro. Es una cadena ganglionar de neuronas que se encuentra cercana a nuestro aparato digestivo. Una buena digestión garantiza una buena regulación simpática parasimpática.
  • Es en el intestino donde se fabrica la mayor cantidad de serotonina, precursor de la melatonina. Un deficit de estas moléculas puede hacer que tengamos problemas de sueño y una alteración del ritmo circadiano.
  • En el intestino se encuentran el 70% de las defensas de nuestro organismo. Si fallan las digestiones es muy probable que disminuya tu número de defensas a nivel global y tu sistema inmune se vea resentido.
  • La relación entre el intestino y el cerebro es fascinante. Leer

Quizás nunca has escuchado hablar de estas relaciones, y es muy importante comprenderlo para saber por qué a nuestros bebés se le alteran tantas cosas a raíz de unos “simples” problemas digestivos, como ves, hay muchas más cosas detrás que se están desorganizando.

Consejos para ayudar a tu bebé
  • CUÍDATE. Es normal angustiarse al ver así a nuestro bebé. Cuando llora, le vemos retorcerse y nos cuesta tanto calmarle es normal que la ansiedad se apodere de nosotros. Pero, no te preocupes, a tu chiqui no le pasa nada grave, solo necesita un poquito de ayuda y hoy en día, por suerte, ya podemos dársela. Expresa tu angustia, no la reprimas, pero si puede ser cuando no estés con tu bebé. Busca ayuda en tu tribu, en tu familia y amigos. El papá y la mamá necesitan tener a otras personas que se queden un ratito con el bebé para poder descansar y hacer cosas que les relajen y les hagan felices. ¿Por qué os digo esto? Porque somos nosotros los primeros que nos tenemos que cuidar para poder acompañar bien a nuestros hijos. Esto no es de malasmadres ni de malospadres, es de buenas personas. Necesitamos nuestro propio espacio personal físico y mental, y un bebé humano necesita mucha energía, muchos cuidados y mucha atención. Por eso somos mamíferos de manada, por eso tenemos que pedir ayuda de las personas que tenemos cerca.

 

  • ACUERDOS DE PAREJA.  Es bueno vivir esta situación en equipo, apoyándose uno en el otro, cuidándose, teniendo empatía y consideración con nuestra pareja. Estas situaciones nos desbordan y en estos momentos es muy importante sentirse apoyado y valorado por la otra persona. Hay que sentarse a dialogar, establecer acuerdos de cuidados del bebé, distribuir las tareas de casa, expresar nuestras emociones, nuestras necesidades…. y por qué no, darnos cariñito de vez en cuando, tocarnos, sentirnos, mirarnos… La crianza a veces no deja tiempo ni para esto, verdad??

 

  • CALOR. Hoy en día existen unas bandas especiales para bebés que proporcionan calor. Son múltiples los beneficios, y no solo para el cólico, le relaja, le ayuda a dormir, mejora sus digestiones…  En nuestro centro puedes encontrarlas con un precio especial. Aquí tienes toda la información detallada. 

 

  • PORTABEBÉS ERGONÓMICO. Simplemente por la postura ya beneficia el tránsito intestinal y la digestión. El calorcito que le proporciona estar pegados a nosotros, y sentirse protegido por el contacto con su sistema fascial y meníngeo, hacen que baje su sistema de alerta, se active su sistema nervioso parasimpático y todo funcione mejor. El movimiento que se produce en su cuerpo al movernos nosotros es ideal para expulsar gases, activar el peristaltismo (movimiento natural periódico) de los intestinos, favorecer el tránsito intestinal y evitar reflujos (ya que el diafragma está más relajado por la actividad del sistema nervioso y por la postura). Es súper recomendable, eso sí, infórmate bien que sea ergonómico. 

 

  • MASAJE INFANTIL. Hay miles de vídeos en internet pero te recomiendo que acudas a un centro donde te lo enseñen de persona a persona porque no es los movimientos, sino cómo se hagan y desde dónde se hagan. No es la coreografía sino lo que se transmite con las manos lo que hace más efecto. Siempre intenta estar relajadx, tranquilx, crear un ambiente cálido y acogedor, no hacer el masaje cuando está con dolor sino en otro momento del día, los movimientos lentos y pausados, no forzar nunca al bebé (siempre desde la escucha y el respeto)… Muy importante! los masajes se dan solo de ombligo hacia abajo, sino podemos irritar más al bebé. Si ves muchas señales de rechazo,  no sigas haciendo masaje, mejor unas manos quietas reposando tranquilas en la barriguita mientras respiras y le hablas. Si nos tienes cerquita te dejo aquí la información detallada de nuestros talleres y todos los beneficios para tí y para el bebé que tienen dar el masaje. Ver.

 

  • POSTURA LATERAL. Suelen relajarse cuando son tumbados sobre su costado izquierdo. Mejor si es en contacto con nosotrxs. La espalda del bebé y su cabecita tienen que estar bien pegadas a nuestro pecho o abdomen. Nuestras manos una sobre otra sobre su barriguita, el brazo derecho lo pasamos entre sus piernas. Así se siente contenidx y protegidx y desactivamos la alerta de su sistema nervioso, sus fascias se relajan y se activan hormonas que mejoran la regeneración y en consecuencia, la digestión. En esta postura podemos aprovechar para hacerle movimientos de piernas tipo rodillas al pecho o circunducciones de forma muy sencilla.

 

  • POSTURA SENTADO CON FLEXIÓN DE RODILLAS Y CADERAS con la espalda y cabecita pegadas a nuestro pecho. En esta postura se activan los mismos mecanismos que la anterior y es muy buena para eliminar gases, favorecer la digestión e incluso hacer caca. Las manos sobre el culete (sacro)  y sobre la barriguita.

 

  • EJERCICIOS. Puedes hacerlo en las posturas anteriores o tumbadx. Yo te recomiendo mejor en las posturas, porque es más cómodo y nos podemos mover y estimularle más.  Nunca le tocaremos la planta de los pies, porque se activará el reflejo de extensión de todo el cuerpo y esto estimulará más su sistema simpático, y se pondrán más tensxs y nerviosxs. Os haré un vídeo en cuanto pueda para que los tengáis todos.
    • Rodillas al pecho
    • Circunducciones de cadera en sentido horario.
    • Con las rodillas flexionadas, movimientos laterales a un lado y a otro.
    • Tijera simple y cruzando las piernas.
    • Circunducciones hacia fuera y hacia dentro de caderas. (Rotación interna y externa)
    • Balanceos
    • V, subidas y bajadas para activación del reflejo y apertura de diafragma.
    • Pelota.
    • Movimientos con el portabebés.
La importancia de acudir al Pediatra y Matrona

Son los encargados de diagnosticar y comenzar los tratamientos de los bebés en estos casos. Pide ayuda y no dudes de consultar todas las cuestiones que te surjan. Lo más importante es que estés tranquilx y que conozcas a la perfección lo que está ocurriendo para que puedas acompañar a tu bebé.

Ellxs serán los encargados de derivar al fisioterapeuta cuando sea necesario. De todos modos, si tienes cualquier duda, puedes preguntarnos sin ningún compromiso. 

Cómo os puede ayudar el Fisioterapeuta especialista en Bebés

Hay muchísimas técnicas de terapia manual que pueden aplicarse al bebé, eso sí, asegúrate de que tu fisioterapeuta es especialista en el tema. El tacto hacia los bebés es muy muy sutil, a veces parece que no estamos haciendo nada, pero para mover el sistema fascial, visceral, neuromeníngeo, craneal… se necesita muy poquita presión y unos movimientos muy leves. El bebé no debe de sentir dolor ni molestia en ningún momento y se respetarán siempre sus ritmos vitales (comida, sueño, llanto…) Cuanto más respetuosas seamos con ellos más fácil es el tratamiento.  A nosotras en particular nos gusta trabajar con los bebés encima de su mamá y su papá, a veces los cogemos nosotras, los tratamos en camilla, a veces sobre una pelota…. Todas y cada una de las técnicas son para reorganizar su cuerpo a todos los niveles y liberar todas las tensiones que crean desajustes en su organismo. Normalmente se necesita más de una sesión para notar la mejoría que será siempre progresiva.

Una parte importante de la sesión es la explicación a la familia y la resolución de dudas, este texto complementa un poco lo que hablamos en consulta, para que sea más fácil recordarlo todo bien cuando estemos en casa.

En algunas ocasiones, también tocamos a la mamá y al papá. Algunos problemas en la lactancia, el agarre o las digestiones están relacionadas con tensiones de los familiares y es precioso poder armonizarlos todos a la vez. Esto favorecerá una mejor y pronta recuperación para el bebé.

Por último, comentarios que cada mes realizamos cursos de masaje infantil y recuperación postparto en los que te enseñamos a dar masaje a tu bebé, y muchísimas estrategias de cuidados. Hablamos de encías, de sueño, de llanto, apego, lactancia, crianza respetuosa, movimiento y desarrollo del bebé. Son unos talleres para que podáis compartir un momento en familia, mamá papá y bebé, a veces incluso vienen los hermanitos mayores!! Si quieres más info sobre esto pulsa aquí.

Cólico del Lactante

No dudes en preguntarnos, estaremos encantadas de atenderte.  Puedes dejar un comentario en esta misma página o escribirnos por privado.

 

Se pasa muy mal cuando ves a tu peque retorcerse, llorar, no comer bien… es muy duro esta situación para todas las mamás y papás del mundo. Por suerte, hoy en día contamos con mucha información y con muchas opciones de tratamiento que pueden ayudarte. Así que no dudes en pedir ayuda, que estaremos encantadas de echaros una mano.

Un abrazo enorme y espero que se resuelva pronto toda esta etapa.

 

 

María Bascón Logroño

Fisioterapeuta col. 3903

2 Comentarios