Miofascial

Terapia miofascial

Hoy os descubrimos otra terapia que realizamos en nuestra clínica y a la que también tenemos un especial cariño.  Se trata de un método de terapia manual que ha revolucionado la forma de entender el funcionamiento de nuestro organismo y de nuestro aparato locomotor.  Por fin, los investigadores están dando importancia a la gran olvidada de nuestro cuerpo, la fascia o tejido conectivo.  Con la mejora de los equipos de diagnóstico e imagen, cada vez son más los estudios científicos que demuestran la importancia de este tejido que “conecta y comunica” todas las células de nuestro organismo…. ¿Quieres seguir aprendiendo? Pues sigue leyendo….

 

 

¿Qué es la fascia?

Observa una naranja, ¿ves ese tejido blanquito que todo lo envuelve? Si pudieses retirar toda la pulpa, si observas cada gajo de la naranja, dentro también existe este tejido blanquito que forma gajitos o estructuras más pequeñitas.  Algo similar ocurre en nuestro cuerpo.  Esa envoltura blanca es muy parecida a nuestras fascias.

images (2)kjsdfñlkdjsñflk

Es un tejido que conecta profundamente todas las estructuras de nuestro cuerpo, envolviendo cada músculo, cada arteria, cada nervio, cada órgano, etc… desde la estructura más pequeña a la más grande.  Es por eso que siempre os decimos que en nuestro cuerpo todo está conectado e interrelacionado, y que muchas veces el agente causante de la lesión está muy alejado de donde aparece el dolor.  La  fascia es uno de los tejidos estudiados y más complejos de nuestro organismo, puramente conectivo  duro, elástico y delgado. Las últimas investigaciones demuestran como circula electricidad por el tejido conectivo. Aunque es un tejido de sostén (con gran cantidad de colágeno y elastina) también sirve para protegernos de las agresiones externas y se tensa cada vez que es necesario (ya que contiene células musculares lisas). Por su importante implicación con el sistema nervioso autónomo (el que hace que nuestro cuerpo funcione y se mantenga en equilibrio de manera inconsciente), el tejido conectivo tiene una gran relación con la psique y las emociones.  Además, la fascia apoya y protege las estructuras musculares.  Forma vainas para los nervios y los vasos, envuelve glándulas y órganos diversos, y se vuelve especializada alrededor de articulaciones donde forma o fortalece ligamentos. Se especializa en el sistema nervioso central constituyendo las meninges. Es un tejido especializado, que se va creando y destruyendo progresivamente, se regenera cada 21 días y va adaptando nuestra morfología a nuestra función. Esto quiere decir que si pasas todo el día sentado, tu tejido conectivo se va a adaptar a la postura del sofá y tu cuerpo se va a deformar y va a restringir su movilidad. Por el contrario, si comienzas a hacer alguna actividad física, tu cuerpo rápidamente se adapta y evoluciona.

Las restricciones de este tejido se les conoce por muchos nombres: adherencias, fibrosis, restricción, disfunción. Se las suele denominar restricciones (o cicatrices internas, que no vemos a través de la piel) porque limitan el movimiento de las estructuras en las que se encuentra y a menudo causan dolor. Por ejemplo, una restricción miofascial en un músculo causará que la contracción de este sea más débil y haya un menor rango de movimiento (dependiendo de tamaño y localización). A su vez esto va haciendo que todos los músculos relacionados con este vayan mermando sus capacidades.

¿En qué consiste la Terapia Miofascial, cuáles son sus beneficios?

Se trata de una serie de técnicas basadas en la escucha y acompañamiento del tejido fascial en las que se pretende estimularlo de una forma respetuosa y natural.  Se ha demostrado que consigue mejorar la circulación de los anticuerpos, incrementa el suministro sanguíneo hacia los sitios de la restricción a través de la liberación de la histamina, favorece una correcta orientación de los fibroblastos que se van creando  y  aumenta el suministro de sangre hacia el tejido nervioso acelerando así el proceso de curación.   Si la movilidad normal del organismo se encuentra reducida, altera la calidad de la circulación sanguínea volviéndose lenta y pesada, llegando a provocar en casos extremos a una isquemia (reducción del flujo sanguíneo).

           

Este método abarca diferentes patologías que podemos sufrir a diario como consecuencia de los ritmos descontrolados, fatiga, sobrecarga o posturas inadecuadas. Es por ello que se busca el re-equilibrio y organización en todas aquellas patologías tales como:

  • Algias vertebrales subagudas o crónicas (lumbalgias, cervicalgias, dorsalgias, hernias …)
  • Disfunciones de origen tendinoso o ligamentario ( tendinitis, tendinosis, sobrecargas, epicondilitis, epitrocleitis, de Quervain, túnel carpiano ….)
  • Hombro doloroso o congelado
  • Fibromialgia.
  • Tratamientos de recuperación postquirúrgica.  Cicatrices postraumáticas y postquirúrgicas.
  • Disfunciones de la articulación temporo-mandibular.
  • Procesos traumáticos: fracturas, esguinces o  luxaciones articulares
  • Problemas circulatorios 

En general, es un tratamiento de que sirve para reequilibrar y armonizar todo el organismo. 

A continuación os dejamos unos vídeos con algunos de los mayores expertos en la materia en nuestro país, y por suerte, profesores nuestros. Merece la pena escuhar a Andrzej Pilat, creador de este método, nadie mejor que él entiende el funcionamiento de este tejido tan especial. Deseamos que te haya servido de ayuda para conocerte un poquito mejor… Si quieres seguir curioseando sobre salud, permanece atento a nuestro blog.  Un abrazo

Lorena Bellido Fernández (Fisioterapeuta colegiada ICPFA 5984) 

María Bascón Logroño (Fisioterapeuta colegiada ICPFA 3903)

“Emprende el camino al conocimiento, de ti mismo y de lo que somos, así tu marcha será segura y consciente de lo que puedes llegar a ser capaz “

 

 

                                                      

REFERENCIAS

 

  1. Ruiz, M., Nadador, V., Fernández-Aleantud, J., Hernández-Salván, J., Riquelme, I., & Benito, G. (2007). Dolor de origen muscular: dolor miofascial y fibromialgia.Revista de la Sociedad Española del Dolor14(1), 36-44.
  2. Pilat, A. (2003).Terapias miofasciales: Inducción miofascial. McGraw-Hill Interamericana de España
  3. Myers, T. W. (2014).Vías anatómicas. Meridianos miofasciales para terapeutas manuales y del movimiento. Elsevier España.
  4. Gámez-Iruela, J., & Sedeño-Vidal, A. (2013). Efectividad de la fisioterapia en el abordaje de la fibromialgia. Revisión bibliográfica.Fisioterapia35(5), 224-231.

 

 

 

 

 


Mar 17, 2017 | Categoría: Especialidades y Técnicas Fisioterapia | Comentarios: none | Tags: , , ,

Facebook IconTwitter IconGoogle PlusGoogle PlusGoogle Plus